Camacho y Jhonny pasaron de ser aliados a enemigos

Compartir Noticia

El alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, y el gobernador de ese departamento, Fernando Camacho, pasaron de ser aliados a cruzar acusaciones mutuas. El primero, durante el primer día de paro, sindicó al exlíder cívico de atacar su domicilio. Camacho, por su parte, acusó al burgomaestre de ser “traidor”.

“Quiero denunciar ante el pueblo boliviano y ante el pueblo cruceño que nuestro domicilio ha sido atacado vilmente con petardos de alta potencia, dirigidos adentro de la casa por grupos mandados por Luis Fernando Camacho a destruir y a dañar la integridad física y material de mi domicilio”, aseguró el Alcalde de Santa Cruz.

Zvonko Matkovic, presidente de la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz, denunció que la camioneta blanca “vista en los medios de comunicación creando zozobra y, además, hiriendo a 10 personas, en las afueras de la casa del alcalde Jhonny Fernández, es de uso oficial de la Alcaldía”.

La autoridad departamental se dirigió a Fernández: “¿Quién te va a creer si es un vehículo de la Alcaldía? Ya basta de intentar confrontar al pueblo cruceño que lo único que hace es defender la Constitución y hacer que se respete”.

El gobernador Camacho, luego de hacer un balance sobre el paro, acusó a Fernández de ser “un alcalde traidor a su pueblo” y aseguró que “ministros masistas y el alcalde Jhonny Fernández, siguiendo el mismo libreto, trataron de calumniar y deslegitimizar el paro”.

La alianza de enero

Todo comenzó a principios de 2020, cuando se perfilaban nuevos comicios después de que las elecciones de octubre de 2019 fueran anuladas. Entonces, UCS de Fernández, de cara a las justas electorales de 2022, se alió con Camacho, que había sido uno de los movilizados que lideró las manifestaciones en contra de las elecciones fallidas.

“Nosotros vamos a participar como UCS. Estamos ya con acuerdos con el binomio Camacho- (Marco) Pumari, este binomio que va a representar a todos los bolivianos”, dijo Fernández a fines de enero de 2020.

Dicho y hecho. En aquel proceso electoral, que fue postergado en más de una vez debido a la pandemia, UCS formó parte de la alianza que se conformó bajo el nombre de Creemos y que presentó como candidato a la Presidencia a Camacho.

En esos comicios, Camacho no logró la Presidencia, pero Creemos logró la bancada de 16 diputados y cuatro senadores, la mayoría de Santa Cruz.

La alianza, sin embargo, comenzó a presentar fisuras desde el mismo instante en que sus legisladores asumieron sus curules. Cuando se conformó la directiva camaral de Diputados, el cupo de esa fuerza para una secretaria lo ocupó la diputada Sandra Paz, de Creemos, con apoyo de la bancada del Movimiento Al Socialismo.

Después sobrevino, con similar característica, el problema relacionado con la Comisión de Ética. Fernández, en una entrevista reciente con Página Siete, reconoció que la alianza Creemos implosionó. “Está en una crisis, porque no ha habido un liderazgo que aglutine a toda la bancada y creo que faltó más entendimiento, diálogo”, dijo.

A principios de julio, el diputado Erwin Bazán, de Creemos, que fue jefe de bancada de esa alianza, denunció que el concejal Miguel Fernández, hijo de Fernández, tiene nexos con un sindicado por narcotráfico (el aludido negó ser narco). El Alcalde de Santa Cruz indicó que se defenderían por la vía jurídica. “Ya el caso ha sido admitido y ahora tiene que mostrar las pruebas. Si no muestra pruebas, se atendrá a las consecuencias, pero ese caso no va a quedar en el olvido”, dijo Fernández.

FUENTE : PAGINA SIETE


Compartir Noticia

Comentarios