Netflix intentó empezar a cobrar por compartir contraseña, pero la prueba piloto confundió a todos

Compartir Noticia

La sangría de usuarios que sufrió Netflix, la más grande en los últimos diez años, la llevó a replantear su modelo de negocio. En esa búsqueda realizó discretamente una prueba con clientes en Perú, Chile y Costa Rica pidiéndoles que pagaran más por compartir las contraseñas de sus cuentas fuera de casa, pero los resultados estuvieron lejos de lo esperado.

Mientras se esperan por los cambios en Argentina, los usuarios de América Central y del Sur tienen los ingresos por usuario más bajos de Netflix, lo que los hace particularmente vulnerables a los cambios de precios, según la firma global de investigación de medios y entretenimiento Ampere Analysis.

Actualmente, Netflix lidera el mercado en Perú con el 41% de los suscriptores de transmisión, seguido de HBO Max y Disney con alrededor del 20 por ciento.

Es probable que Netflix use sus hallazgos en estos tres pequeños mercados para implementar políticas de uso compartido de contraseñas a nivel mundial, ya que la compañía busca expandir su campaña contra el uso compartido de contraseñas a finales de este año.

La fallida prueba de Netflix en Perú

La plataforma de series y películas siempre estableció que los suscriptores no pueden compartir cuentas fuera de su hogar, pero la plataforma nunca ha impuesto tarifas adicionales por violaciones de la política.

Este año, por primera vez, la compañía definió “hogar” como exclusivo para las personas con las que vive un suscriptor.

Quienes utilicen la cuenta del suscriptor pero vivan en otro departamento, ciudad o país estarán infringiendo los Términos de Servicio. Ante este panorama, la compañía les ofreció a los usuarios peruanos agregar hasta dos usuarios adicionales con los que no viven por alrededor de USD$ 2 por mes adicionales.

Esta opción es más económica que cambiar a una nueva cuenta, que cuesta alrededor de USD$ 6,80 por mes para el plan básico.

Para algunos, el aumento de precio fue suficiente para convencerlos de cancelar su cuenta de Netflix por completo. Otros continuaron compartiendo sus cuentas entre hogares sin ningún aviso del cambio de política o ignoraron la nueva regulación sin hacer coincidir la aplicación.

En general, la falta de claridad sobre cómo Netflix define “hogar” y cómo se cobran diferentes tarifas a diferentes clientes confundió a los suscriptores en la prueba, en riesgo de estar sujetos al escrutinio regulatorio de la acción del consumidor.

Netflix: problemas en Perú

El diario Rest of Word habló con más de una docena de consumidores de Netflix en Perú, muchos de los cuales dijeron que más de dos meses después de que se anunciara la política, no habían recibido una notificación de la nueva tarifa y tampoco parecen estar de acuerdo con políticas similares.

La preocupación de los suscriptores peruanos es que Netflix pudiera someterlos a los cargos adicionales que lograron evitar hasta este momento. “Me gustaría seguir usando mi cuenta de ‘pirata’ el mayor tiempo posible”, mencionó un usuario que no quiso revelar su nombre.

Si bien esos amigos recibieron una notificación diciéndoles que tenían que validar sus cuentas hace casi un mes, simplemente se saltaron el mensaje sin incidentes, y siguen pagando la misma tarifa general por los tres.

Por otro lado, el representante incaico de servicio al cliente de Netflix dijo al respecto que si un cliente llamaba afirmando que un miembro de su hogar estaba usando la cuenta desde una ubicación diferente, se le indicó que le dijera que esa persona podía continuar usando la cuenta a través de un código de verificación sin incurrir en un cargo adicional.

FUENTE: EL TRIBUNO


Compartir Noticia

Comentarios