En Los Yungas obligan a la Policía a cumplir su trabajo a punta de chicotazos

Compartir Noticia

Chicoteados y amenazados, los policías destinados en la población de La Asunta, en Los Yungas de La Paz, tuvieron que viajar para cumplir su misión e investigar el intento de asesinato de un campesino en una comunidad de ese municipio. La gente del lugar denunció que ellos ayudan a sustentar la manutención de la Policía y estos los extorsionan.

Campesinos de la comunidad de Copalani, marcharon desde ese lugar hasta el municipio de La Asunta para reclamar que los policías realizan cobros a los que piden alguna acción de los uniformados. 

La víctima, una mujer de unos 40 años, relató que tiene a su padre totalmente golpeado y que pidió ayuda a los dirigentes de su comunidad, estos detuvieron al agresor. La comunidad aportó Bs 500 para que detengan legalmente a la persona.

Dijo que llegó a este pueblo a la 01:00 aproximadamente de este lunes y el policía de turno, el «suboficial Chino», le pidió Bs 1.000 para “subir” a aprehender a la persona.

La víctima dijo que no tenía ese monto y que los dirigentes solo le dieron la mitad para el alquiler de un taxi. Entre buscar ayuda y rogar a los uniformados, el agresor huyó del pueblo y la persona golpeada no puede ser trasladada ni  a un centro médico por la gravedad de sus heridas.

Hastiados del abuso policial, los campesinos marcharon y arrinconaron a media docena de uniformados. Ahora los campesinos pidieron la salida de los policías porque no sería la primera vez que ocurre este tipo de cobros, de acuerdo con dos videos que publicó radio FMBolivia.

El policía acusado relató la misma historia, pero dijo que él pidió el alquiler de un vehículo porque ellos no cuentan con un vehículo propio y negó haber cobrado un monto por cumplir su misión y dijo que ellos están al servicio de la comunidad. La afectada tomó el megáfono y reiteró la denuncia del cobro y sus paisanos reaccionaron airados contra los policías.

Intentaron explicar, sin éxito, que su versión era la verdadera, pero otros vecinos denunciaron que no es la primera vez

Entonces dos dirigentes se apostaron en la puerta del recinto policial, uno de ellos descubrió el rostro del policía extorsionador levantándole la gorra y lanzaron dos chicotazos contra los uniformados.

En medio del griterío, los policías agarraron sus cosas y dijeron que irían a la comunidad a levantar los datos de la investigación. El Comando Departamental de La Paz no quiso referirse al caso, EL DEBER llamó con insistencia al número del coronel Ismael Villca y también mandó mensajes solicitando una entrevista y no respondió los mensajes.

FUENTE : EL DEBER


Compartir Noticia

Comentarios