Al menos 5 grupos de choque del MAS actuaron contra opositores.

Compartir Noticia

Al menos cinco grupos de choque afines al MAS fueron identificados en hechos de violencia contra los opositores   en lo que va de este 2021. Los Satucos, Columna Sur, los Wila Lluch’us, integrantes del MAS de Sacaba y de los interculturales son considerados como grupos violentos que buscan confrontación.

Desde el MAS se rechaza que al interior del partido haya  grupos de choque  y se enfatiza que esa fuerza política  no tiene ninguna ideología que atente  contra los derechos humanos.

Wila Lluch’us

El tema de los grupos de choque afines al oficialismo sale a flote nuevamente debido a la reciente amenaza contra la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), Amparo Carvajal, realizada por el denominado grupo Wila Lluch’us.

Hace una semana se viralizó el video de dos integrantes del denominado “Ejército Guerrero Wila Lluch’us”,  que llamó a quemar la casa de Carvajal, aunque ésta no fue su primera advertencia ni la  única contra la defensora de derechos, el 28 de agosto también convocaron a actuar contra ella y a capturar a los opositores Fernando Camacho, Marco Pumari, Carlos Mesa y Jorge Tuto Quiroga “para quemarlos”.

Al respecto, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, afirmó que se hizo una investigación y que el grupo “no existe”, pese a que en las redes sociales se registran actividades de los Wila Lluch’us desde 2019, incluso en la campaña a favor del MAS en las subnacionales de este año.

Satucos y Columna Sur

El 5 de agosto, el grupo del MAS denominado los Satucos e integrantes de Columna Sur protagonizaron hechos de violencia contra activistas convocados por el Conade en inmediaciones del monoblock de la Universidad Mayor de San Andrés. 

En esa oportunidad,  el exasambleísta departamental por el MAS y líder de los Satucos Gustavo Torrico  fue filmado incluso propinando patadas a una mujer en el piso, mientras el diputado de CC Alberto Astorga recibía palazos  al tratar de levantar a la  activista y terminó con tres puntadas en la cabeza y múltiples golpes.

 Cinco días después tres de los  agredidos presentaron un memorial ante la Policía, exigiendo garantías contra Torrico.

Interculturales

El 5 de septiembre, los indígenas de las tierras bajas denunciaron que fueron amedrentados por un grupo de interculturales que intentaron quitarles sus banderas y que retuvieron una vagoneta que trasladaba a los marchistas de la tercera edad, mujeres y niños, con el fin de detener su movilización.

“Les dijimos que ellos no son nadie para paralizar una marcha en el camino, porque el camino es libre y ahí empezó a caldearse los motores (ánimos) y casi llega a mayores. Luego nosotros caminamos y ellos dijeron allá viene la camioneta, hay que quemarla”, dijo entonces el dirigente Adolfo Chávez.

El incidente se produjo en la población de Cerro Grande, municipio de Ascensión de Guarayos. Chávez señaló, además, que el grupo de choque los amenazó indicándoles que “más adelante les harían lo mismo”  y expresó  que esperan que no se repita un episodio similar a lo sucedido en Chaparina en 2011,  cuando también recibieron amenazas previas de interculturales antes de ser violentamente reprimidos.

De Sacaba

Durante la campaña por la segunda vuelta para las elecciones subnacionales también se denunció la presencia de grupos de choque en Tarija que se trasladaron desde Sacaba.

El asambleísta electo por Unidos  Mauricio Lea Plaza  dijo en esa ocasión a El Deber: “Hay personas que se trasladaron de otros lugares, como de Chapare”. Además ese medio indicó que otros testigos señalaron que los jóvenes del MAS dijeron que eran de Sacaba.

Mientras que  el entonces asambleísta departamental del MAS Abel Guzmán dijo que, por el contrario, hubo la presencia de grupos de choque de oponentes  al partido azul y expresó:  “Que  la población no se sorprenda si es que ocurre lo mismo que pasó en el año 2019”,  haciendo referencia a la quema de material electoral, según informó El Periódico.

Al respecto, el representante  del Conade, Manuel Morales, señaló: “Las acciones de los Satucos, Columna Sur y Wila Lluch’us están yendo en la misma dirección confrontacional. En 2019 ya han actuado grupos de choque del MAS en Yapacaní, Sacaba, Chapare, Norte de Potosí y cuando se atacó a la gente en Vila Vila y Challapata”.

Mientras que en el oficialismo el diputado Juanito Angulo rechazó que al  interior del partido haya grupos de choque y remarcó que no es parte de su ideología ir contra los derechos humanos.

“Nosotros no practicamos con acciones de violencia, practicamos con diálogo con concertación en torno a la verdad histórica de los hechos. El informe del GIEI calificó como grupos irregulares o de choque la Unión Juvenil    Cruceñista, la Resistencia Cochala, los motoqueros, las plataformas, tal cual se ha advertido en 2019, ellos son los grupos de choque, nosotros no practicamos  esas acciones que van en contra de la humanidad, de integridad física, de la dignidad humana”, manifestó.

Mientras que el analista Williams Bascopé apuntó: “Lamentablemente en Estados en conformaciones y debilidad democrática aparecen estos grupos de choque. En Bolivia se ha profundizado la presencia de estos grupos de choque en los últimos diez años, a partir del sindicalismo radical que maneja el MAS, que trajeron del Chapare. Están acostumbrados a manejar de manera rígida, autoritaria y hasta fascista y los discursos de Evo y García Linera siempre fueron ‘están con nosotros o contra nosotros’”.

En su opinión, el oficialismo negará que tiene grupos de choque afines, porque le sirven como brazos operativos para resolver conflictos o disuadir a aquellos que se oponen a su política.

En la misma línea, el analista Franklin Pareja indicó que los grupos de choque hacen “gala de su violencia”, pretendiendo mandar mensajes de escarmiento. “Claramente son funcionales al poder político, porque sus acciones no son ni mínimamente censuradas o investigadas, pareciera que gozan de total impunidad, lo cual los convierte en un peligro extremo”, aseguró.

regiones registraron la presencia de grupos de choque este año: La Paz, Tarija y Santa Cruz.

Erika Segales  / La Paz


Compartir Noticia

Comentarios