Papás piden que encuesta defina el regreso de escolares a las aulas en Tarija.

Compartir Noticia

Los padres de familia en Tarija proponen aplicar una encuesta para definir si los estudiantes regresan o no a las aulas, ya sea bajo modalidad presencial o semipresencial, una vez que las autoridades de salud vean que están dadas las condiciones para ello, porque de momento hay dos grupos: unos que sí están de acuerdo y otros no. 

El primer trimestre del 2021 dejó como saldo que la deserción escolar se triplicó, pues de registrarse entre 2,2 y 2,6 por ciento en años no Covid-19, pasó a 10 por ciento, equivalente a más de 12 mil escolares que abandonaron sus estudios en Tarija. 

Ante esa situación, Florencia Irahola, presidenta de la Junta Nacional de Padres de Familia de Bolivia, explicó que en la segunda quincena de agosto está planificada una reunión con el Gobierno Municipal de Cercado, la Dirección Distrital de Educación (DDE) y el Servicio Departamental de Salud (Sedes). En esa oportunidad se analizarán las condiciones para el retorno a las aulas y partir de qué fecha. 

La dirigente indica que, si el informe del Sedes sobre el comportamiento es positivo para el retorno a las aulas, como sector aplicarán una encuesta en todas las unidades educativas para saber de manera exacta cuántos papás están de acuerdo que sus hijos vuelvan a las aulas y cuántos no, porque como dirigentes escuchan versiones opuestas. 

“Hay padres de familia que dicen que, si se retorna a las aulas, no mandarán a sus hijos, prefieren que pierdan el año escolar. Pero por otro lado hay quienes piden que se retome las clases presenciales o semipresenciales – comentó Irahola –. Entonces, con la encuesta se tendrá un dato más exacto”.

Irahola dice que, si se retorna a las aulas, será de manera paulatina, primero en las zonas rurales, luego en las áreas periurbanas y por último las del centro de la ciudad. Sin embargo, conoce que en el área rural, los papás decidieron enviar a sus hijos a clases semipresenciales y en algunos a presenciales. 

Guillermo Cincko, subdirector departamental de Educación Regular, refirió que una encuesta previa a los padres de familia ayudaría de manera significativa a tomar la decisión, pero añade que uno de los requisitos es que los maestros estén inmunizados en un 100 por ciento con primeras y segundas dosis. 

En esa misma línea, el maestro indicó que se instruyó a los directores distritales que coordinen con los alcaldes municipales para que pongan en condiciones los establecimientos educativos, así se garantice la bioseguridad de los maestros, estudiantes y demás personal que trabaja en los colegios. 

Al igual que Irahola, expone que el informe por parte de las autoridades en salud es importante para asumir una determinación. 

Teresa López, ejecutiva del Magisterio Urbano de Tarija, explicó que en las condiciones actuales no se puede retornar a las aulas, porque los establecimientos siguen con las mismas deficiencias observadas hace meses, como falta de agua y sanitarios, además de insumo de bioseguridad.

Según la dirigente, es fundamental que el Sedes informe sobre la probabilidad de riesgos. Para volver a las aulas no debe existir peligro de una propagación masiva de la enfermedad.


El Sedes no recomienda retornar a las aulas 

Claudia Montenegro, epidemióloga del Servicio Departamental de Salud (Sedes), explicó que no recomienda volver a las aulas en Tarija, porque no se puede experimentar qué pasará si se toma esa decisión. Si bien hay un descenso de casos, la letalidad todavía es elevada. Además, se tuvo dos niños internados en terapia intermedia, situación que antes no sucedía. Se debe continuar con las medidas de prevención. 

Fuente:ElPais


Compartir Noticia

Comentarios