Detectan más de 200 hectáreas de coca en Yapacaní y reserva Choré.

Compartir Noticia

Desde abril, cuando comenzó la eliminación de la coca ilegal, se han erradicado 443 hectáreas de esos cultivos en Santa Cruz, mientras que sobrevuelos recientes detectaron la presencia de 200 hectáreas del arbusto en Yapacaní, así como en la reserva natural de Choré, que colinda con el parque Carrasco de Cochabamba.

“Hay un aumento de plantaciones de hoja de coca por el sector de Yapacaní y en el reservorio Choré. En los sobrevuelos realizado, hemos podido identificar más de 200 hectáreas que están en zonas ilegales”, afirmó ayer el viceministro de Defensa Social, Jaime Mamani, en una entrevista con el diario EL DEBER.

La autoridad anticipó que los indicadores del incremento de cocales en Santa Cruz serán reflejado en el informe de monitoreo de cultivos de coca que presentará la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) “a mediados del mes de agosto”.

La agencia antidroga de Naciones Unidas registró en 2010 las primeras plantaciones de coca en el departamento. Ese año se eliminaron 40 hectáreas que estaban especialmente en Yapacaní. Desde entonces, la cifra del área cultivada fue creciendo de manera sostenida en la región, afectando las reservas naturales del Ichilo y Amboró. De hecho, en 2019, el monitoreo detectó allí la presencia de 196 hectáreas de cocales.

Mamani dijo que las fuerzas de la Policía y el Ejército erradicarán los cocales de las reservas naturales “de manera implacable”. Según la Ley de la Coca, el límite legal para este arbusto es de 22.000 hectáreas, un indicador que ha sido superado en los últimos tres años, según datos de la Unodc.

En abril, cuando comenzaron las tareas de erradicación y racionalización de cocales, el presidente Luis Arce anticipó que la cantidad de plantaciones llegará a las 30.000 debido a la “dejadez” del gobierno de Jeanine Áñez.

Ayer, el viceministro Mamani señaló que se ese dato fue provisto por las fotografías satelitales de Naciones Unidas y que luego de un trabajo de campo “se prevén 29.400 hectáreas de coca” para el informe correspondiente a 2020.

El incremento, que representa 7.000 hectáreas excedentes, tuvo que ver, según la Unodc, “una reducción en los niveles de erradicación que se vieron afectados por los conflictos sociopolíticos de octubre y noviembre de 2019”.

El informe del pasado año también señala que las tareas de “autocontrol” a cargo de los productores se redujeron en ese periodo.

Fuente:ElPais


Compartir Noticia

Comentarios