Van 3 olas y atenderse en la CNS sigue siendo un calvario sin fin.

Compartir Noticia

Hace un mes,  Miriam tenía síntomas de covid y se trasladó al Policlínico  Central de la Caja Nacional de Salud (CNS). Hizo fila para acceder a una prueba;  había mucha gente, se sentía mal y se vio obligada a buscar atención en un centro privado, donde confirmó que tenía la enfermedad. 

Asustada, la mujer  retornó al policlínico para  seguir un tratamiento, pero el personal de la CNS rechazó el diagnóstico privado y le exigió otra prueba  en la institución. Tuvo que hacer  otra fila desde las 5:00 para  conseguir una ficha y recibir atención. 

“Cuando me diagnosticaron en la Caja me indicaron que como los hospitales estaban saturados,  debía ir a mi casa para aislarme. Sólo me dieron Ibuprofeno. No tenían los otros fármacos que me recetaron”, dijo  y afirmó que por eso solicitó ayuda a sus amigos para conseguir un médico y seguir un tratamiento. Ahora, ya se recuperó.  “Hasta ahora, ningún médico  de la CNS me llamó para hacerme seguimiento o saber cómo estoy”, sostuvo.

No es el único caso.  Según el secretario ejecutivo de la federación departamental de los jubilados, Roberto Santillán, “miles de personas se quejan por la mala y precaria atención en la CNS” en plena tercera ola de la pandemia de la covid.

En su criterio, desde la primera   hasta  la tercera ola “no  mejoró   en casi nada” el servicio de salud en la CNS. “Entenderíamos que pase eso en la primera ola, pero ahora es ineficiencia”, agregó. 

Santillán aseguró que no hay material de bioseguridad.  “Los médicos reutilizan sus trajes”, sostuvo. Indicó que  no hay camas y  todas  las unidades están saturadas por la pandemia;    tampoco hay personal en los hospitales.  “Por eso en cada pico de la pandemia   los hospitales colapsan y la gente debe morir en sus casas porque no hay centros para recibir a los enfermos”, indicó. 

Datos de la CNS muestran que en La Paz hay más de un millón de afiliados. Este seguro tiene  20 centros de salud, 10 centros integrales de medicina  familiar, seis centros integrales de salud, cinco  institutos de especialidad, tres hospitales integrales de especialidad, dos policlínicos de atención integral, un hospital integral y uno de atención  general. Pero   no son suficientes.

 El representante del sector dijo que  el problema es estructural porque  existe “pésima atención” de parte del personal hacia los pacientes;  además se sufre carencia  de camas, de recursos humanos y de medicamentos.

“No hay camas.  La gerencia de la Caja conoce sobre la realidad de los centros de  salud, las carencias que hay y la cantidad de afiliados que tiene la institución, pero   no mejora nada”, aseguró.

Santillán añadió  que si  la gente necesita una cirugía, debe esperar al menos seis meses porque no hay quirófano y personal.

Ante esa situación y desde hace dos semanas,  pacientes  renales y oncológicos,  y personal de salud se unieron en protestas y huelgas de hambre para exigir la  compra de fármacos y la destitución de la gerente nacional de la institución, Silvia Gallegos.

Los directores de 15 hospitales y policonsultorios se reunieron en pasados días e hicieron llegar una carta -con fecha del  13 de julio-   al administrador regional de la institución, Max Gonzales. En la misiva informan sobre la carencia de recursos humanos y medicamentos en la regional.

“En reunión de directores de los diferentes centros de la CNS regional La Paz y debido a los múltiples problemas comunes que estamos pasando básicamente por la falta de recursos humanos y medicamentos hacemos conocer a su autoridad que: pese a que se hizo la solicitud de contratos con la debida anticipación (fines de mayo),  a la fecha no contamos con todos los recursos humanos necesarios”,  se lee en  la carta, documento al tuvo acceso  Página Siete.

En la misiva se indica  que debido a la falta de personal,  “se  registran  constantes reclamos de los asegurados y beneficiarios, quienes terminan arremetiendo contra (los funcionarios). Nos tildan de ineficientes”, agrega.

 La carta dice que tampoco se concretó la recurrencia de profesionales con especialidad.  “Muchos segundos contratos aún no han firmado, y los contratos que no se han firmado como primeros no cuentan con una aprobación”, dice la misiva. “A 12 días de julio seguimos con deficiencias de recursos humanos”.

“Para el colmo tenemos la disposición  emanada desde la regional que prohíbe la contratación eventual (…)”, se detalla en el documento. Los médicos  establecen que esta medida “no permite contar con el personal mínimo necesario”.

Otro de los puntos de la carta alerta que en los contratos más recientes, el personal de salud debe firmar por tres meses, pero el  administrativo tiene acuerdos de hasta seis meses.

Para el colmo,  de acuerdo con  la misiva  “(las autoridades de la CNS)  exigen resultados en  la vacunación  cuando no se tiene ni el  personal mínimo para los puntos de inmunización, menos para trabajar en los comités”, añade el documento. Este  problema ocurre por  la deficiencia de personal. “Actualmente nuestros profesionales están sobredemandados en las consultas”, añade. 

La sobredemanda de atención existe en todas las especialidades.  En el caso de los enfermos renales, sólo contrataron a un médico para  casi  100 pacientes. “Cómo nos  atenderá”, dijo a Página Siete  el presidente de la Asociación de Pacientes Renales, Celestino Orellana.

La carta también revela  la carencia de medicamentos. Pese a que  hace poco menos de un mes, la  viceministra de Seguros de Salud y Gestión del Sistema Único  de Salud,  Alejandra Hidalgo,  y el viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva, verificaron  la entrega de   medicamentos, aún los pacientes  sufren por  la falta de  fármacos.

 “La mayoría de los centros tenemos un abastecimiento que fluctúa entre el 25 y 40% de medicamentos, lo que nos trae reclamos permanentes de los asegurados y beneficiarios que llegan a la agresión verbal tanto en farmacia como  en  la dirección”, dice la nota.

Los directores indican que llama la atención “que (las autoridades) informen  que ya estamos abastecidos, que ya se hizo la compra de fármacos y la gente viene a exigir su receta cuando en realidad sólo nos dan pequeñas cantidades que se acaban en no más de tres días”.

Orellana dijo que “no hay medicamentos” para diferentes especialidades ni genéricos, “no hay ni complejo B”, lamentó y añadió que la protesta no cesará hasta conseguir resultados.

Asimismo, los pacientes oncológicos también reclaman  medicamentos para calmar el dolor,  como la morfina, entre otros.

 Este medio intentó comunicarse  con Gonzales para conocer su versión, pero no  respondió a ninguna de las solicitudes.

 Así como en la primera ola, en la tercera, los pacientes continúan  viviendo un calvario. Carlos Poma contó  que acudió al Policlínico Central para recibir atención, pero no tuvo éxito. “Me dicen que ya es tarde, que no hay fichas y que vuelva mañana. Uno viene porque está enfermo, no para visitar al doctor”, dijo.

Afirmó que hace 15 días tenía que ser operado de  su rodilla, pero como el Hospital Obrero está lleno con pacientes covid y de otras especialidades que ingresan por emergencia,  su cirugía fue reprogramada porque no es de urgencia.  “No puedo aguantar el dolor, por eso he venido a mi consultorio para que me   den algún analgésico”, sostuvo.

 Orellana indicó que lamentablemente  los médicos están trabajando como “soldados sin fusil” porque aunque recetan medicamentos a los pacientes, las farmacias no tienen los productos. “Los enfermos  vamos a consulta y en vez de salir con fármacos, salimos con un papel en el bolsillo”, añadió.

Ante todas esas carencias, los trabajadores de la CNS también son parte de la huelga de hambre. “Dónde están los ejecutivos de la COB (Central Obrera Boliviana) que no vienen a defender a la institución”, dijo la delegada a la COB de la Fensegural, Rosario Rivero.

Lamentó que la gerencia de la institución médica adquiera medicamentos “por raleo” cuando se supone que debería hacer una compra grande a través de una licitación de provisión.

El  ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de Salud (Sirmes) La Paz, Fernando Romero, indicó que el sector salud, como parte de los afiliados a este seguro social,  también se sumará a la protesta. Indicó que al igual que los otros asegurados, los médicos reciben  una atención pésima. “Es incumplimiento de deberes,  es mala fe. No merecemos vivir en  pobreza cuando hay tantos recursos que debería usar la CNS”, sostuvo. 

Romero lamentó que pacientes con cáncer, renales y covid   deban peregrinar por atención  y  sin medicamentos. “Es una injusticia”, manifestó.
 

Radiografía de  más de un año de la emergencia sanitaria en la CNS

  • Protestas El 8 de julio, los médicos, las enfermeras y el resto del personal del Hospital Obrero de Miraflores salieron  para protestar en las calles por la falta de insumos y la saturación de las salas a causa de la pandemia de la  covid.
  •  Acción Para la atención de pacientes con covid, el personal del Hospital Obrero habilitó espacios y se vio obligado a sacar a los pacientes de otras patologías que requerían cirugías.
  •  Peregrinación En los últimos meses, muchos asegurados de la CNS se ven obligados  a buscar  un estudio de diagnóstico en el SUS  y acuden a los centros del coliseo cerrado y el Autocovid, donde el personal del Sedes realiza las pruebas antígeno-nasal  para identificar el virus.
  •   Afiliados La CNS es el ente gestor más grande del país. Según los datos que manejan las autoridades  de hace más  de cinco años,  esta institución tiene a más de 3,5 millones de asegurados en todo el país, es decir a más de una cuarta parte de la población boliviana.
  •  La Paz De los 2,9 millones de habitantes que tiene el departamento -según el INE para   2020-  el ente asegurador tiene un poco más  de una cuarta parte (800 mil) asegurados.  

Oncología está en crisis por falta de equipos,  medicamentos,  infraestructura e insumos

La presidenta de la Asociación de  Pacientes Oncológicos de la Caja Nacional de Salud (CNS), Margoth Nina Valladares,  aseguró  que todos los enfermos de esta unidad sufren cada día por la falta de medicamentos, infraestructura, equipos e insumos. Los pacientes también  deben ver morir a sus compañeros por falta de atención,  agregó la representante del sector.

“Hace unos días  falleció  una compañera con los peores dolores  que uno se pueda imaginar. Esta situación ocurrió porque no había morfina para calmar su dolor”,  contó Nina a Página Siete.

La representante del sector aseguró que ahora la CNS ya tiene medicamentos, pero la cantidad  designada sólo alcanza para siete días. “Después ¿qué va a pasar?”, se preguntó  y señaló que la licitación que se hizo de un nuevo stock llegará en noviembre. “Qué  haremos  hasta ese entonces”,   lamentó la mujer.

No es la única  carencia por la que atraviesan los pacientes de esta patología. De acuerdo con Nina, los enfermos  también peregrinan por un espacio para su atención,  porque hasta la fecha  no se cuenta con una infraestructura propia.

“La situación es muy lamentable. Siempre fue así y hasta ahora no ha cambiado nada, todo  empeoró. Primero nos trasladaron de un piso que usábamos antes en el Hospital Materno Infantil a Mallasilla, donde alquilaron un espacio en  una clínica privada”, relató Nina.  “Ahí estuvimos un tiempo y cuando se terminó  el  contrato,  nos volvieron a llevar al Hospital Luis Uría de la Oliva. Pero en ese lugar nos abandonaron”, agregó.

Después,  los enfermos con cáncer pidieron a la CNS resolver este problema. Según Nina, este ente  tenía previsto  contratar  la Clínica de Achumani, pero al final no alquiló el predio porque había un problema en la cocina. “En ese momento, la gerencia nos pidió 50 días para encontrar un espacio, pero ya pasaron siete meses y hasta ahora no hay un lugar”, sostuvo. “Por esa razón, nos  llevaron nuevamente al Materno y ahora tenemos cuatro salas de internación;   en cada una hay entre cuatro y seis camas”, sostuvo.

En este lugar hay  también un ambiente para curaciones muy pequeño que no tiene un lavamanos. “La fisioterapeuta atiende en un lado y la psicóloga, que da terapia de contención  emocional,  se va a cualquier sala vacía para eso. No tienen espacio propio”, explicó la representante del sector.

 De acuerdo con Nina, les  han “quitado además  personal de enfermería y nutricionistas”. Aseguró que estos profesionales hacen mucha falta para atender a los pacientes.

También faltan equipos de radioterapia, braquiterapia, yodoterapia, medicina nuclear y de contraste. “Necesitamos con urgencia el diseño final del hospital y a mediano plazo que nos den una fecha de entrega del oncológico”, sostuvo la representante.

Ante este tipo de carencias, los pacientes con cáncer y sus  familiares se sumaron en los últimos días   a la  huelga de hambre y las protestas, protagonizadas por  dirigentes de la Asociación Nacional de Enfermos y Familiares Oncológicos, la Asociación de Pacientes Renales Terminales del  Hospital de Clínicas, la Federación Nacional de Trabajadores de Seguridad Social de Bolivia (Fensegural) y  Casegural, para exigir  la dotación de medicamentos e  insumos a los   hospitales de la CNS.


Compartir Noticia

Comentarios