Constructores se niegan a que la responsabilidad de los contagios recaiga sobre los empleadores.

Compartir Noticia

Después de que la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social de Corto Plazo (Asuss) diera la orden para que las cajas de salud emitan un certificado de incapacidad temporal por accidente de trabajo a toda persona infectada por coronavirus, producido en ocasión o en consecuencia de su labor diaria, surge el malestar en el sector privado. 

En este caso son los constructores quienes rechazan esta medida, ya que consideran que «determinar el origen del contagio del Covid-19 es muy subjetivo y difícil de demostrar». Así lo expuso el presidente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), Aldo Sülzer, quien considera que la Asuss debe realizar un análisis para profundizar en esta problemática.

Según el criterio del dirigente, puede que los casos que se presenten sean asintomáticos y en estos momentos es complicado dar certezas sobre el origen de algunos contagios, puesto que hay riesgo en todo lugar donde las personas interactúan.

«El problema es que, si se contagia como accidente de trabajo y luego se produce la muerte del afectado, el empleador debe cancelar la indemnización de 24 salarios«, sostiene Sülzer en una carta enviada a la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz.

En este sentido, los constructores convocaron a la entidad mencionada para abordar el tema y considerar medidas al respecto, en un tiempo en el que se alista la vuelta a la actividad después de dos meses sin operar. 


Compartir Noticia

Comentarios