Las estatuas de Morales empiezan a desaparecer

Compartir Noticia

El polideportivo Evo Morales, que fue inaugurado en septiembre de 2015, ayer cambió de nombre y pasó a llamarse “Polideportivo Olímpico Quillacollo”. Pero no solo fue el cambio de nombre, el ministro de Deportes, Milton Navarro, acompañado de algunas personas quitaron del lugar, a punta de golpes, el busto que se había erigido en honor del expresidente Evo Morales.

“Las infraestructuras que se han construido con recursos del Estado no deben llevar nombre de un dictador, no deben llevar nombre de un delincuente, porque para nosotros y todos los bolivianos, Evo Morales es un delincuente”, dijo el ministro.

El polideportivo había sido inaugurado en 2015 en medio de los preparativos para los juegos Odesur. Se trata del coliseo más grande del país y además forma parte de todo un complejo deportivo. El ministro estaba acompañado de la denominada “Resistencia Juvenil Cochala”.

No es el único lugar donde las estatuas del expresidente empezaron a desaparecer. En la Asamblea Legislativa existe otro busto que estaba al ingreso en el hall de la Cámara de Diputados, pero ayer lució en un rincón, debajo de las graderías que conducen a la Cámara de Senadores.

El ministro Navarro explicó que el cambio de nombre se realizó a través de una resolución ministerial que anuló la anterior en la que se autorizaba el nombre del escenario deportivo.

En Oruro también se mencionó de una toma del museo de Evo Morales en la población de Orinoca, pero a mediodía de ayer desmintieron esa versión y explicaron que se trató de una alerta falsa que lanzó uno de los funcionarios de ese museo.

A martillazos

El busto se alzaba al ingreso del escenario y desde los conflictos de octubre y noviembre el mismo se encontraba cubierto con plástico negro. Los promotores del cambio de nombre se treparon hasta el pedestal y con un combo procedieron a golpear la base del busto hasta lograr su caída empujando el mismo.

No solo son los bustos de Morales, en varios puntos del país existen estatuas de sus padres, mercados, colegios, coliseos, canchas de fútbol fueron bautizados con el nombre del jefe de Estado y de su vicepresidente.

En Punata, hay un establecimiento escolar que lleva el nombre de Álvaro García Linera y además está un busto suyo de casi dos metros, uno de los más grandes. Es posible en los siguientes días las autoridades de Educación empiecen con los cambios de nombre.

En la misma población de Punata, hay un mercado que lleva el nombre del expresidente y que en su ingreso están las estatuas de sus padres. Esta infraestructura fue inaugurada por el propio Morales en julio de 2016. Cochabamba es el departamento donde más estatuas del expresidente hay.

EL DEBER


Compartir Noticia

Comentarios