Celia Calustro, al final de sus días se rodea del amor de sus rescatados

Compartir Noticia

“No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha”, Mateo 6:3. Esta frase resume la vida de Celia Calustro, rescatista y dueña del refugio de perros y gatos Colita Feliz. Ella y su trabajo eran poco conocidos en la comunidad de rescatistas, porque durante años realizó el voluntariado con perfil bajo y sin pedir ayuda para sostenerlo. Los recursos salían de las ventas de su tienda y su motivación fue el amor hacia los animales, indica Patricia Daza, rescatista y responsable del refugio Casita Cuna Ángeles y Astros.

Desde hace poco más de un año Celia atraviesa un momento difícil. En noviembre de 2018 le diagnosticaron cáncer de mama y las cosas se complicaron hasta llegar a la triste situación de desahucio. “No sabemos en qué momento ella dejará de respirar, vivimos pendientes y queremos que esta última etapa la transcurra en tranquilidad, rodeada de sus animalitos”, exteriorizó Patricia.

Ella, que superó el mismo tipo de cáncer, asegura que su amiga no tomó las mejores decisiones al inicio de su enfermedad, al acudir a la medicina natural, antes que a especialistas oncológicos. “Cuando la diagnosticaron no inició su tratamiento. Su caso se volvió complicado porque recurrió a naturistas”, lamentó.

Celia y Patricia se conocieron hace años, cuando dos cachorros de Colita Feliz necesitaron los tratamientos especializados que brinda el refugio de Patricia y Celia acudió en busca de ayuda. Ese es un ejemplo de que atender los animales es una prioridad para Celia y, por eso, las autodenominadas ‘El grupo de logística’, decidieron que en este último trance, la vida de Celia tenga mejor calidad y que sus rescatados vayan a otras casas de acogida.

Actividades de ayuda

El grupo de logística está compuesto por Majo, Karen, Ivanna, Paola y Patricia. Ellas no quieren mucha visibilidad, pero dedican su tiempo y sus oficios a la realización de actividades, tanto para mantener el refugio como para atender las necesidades médicas y de alimentación de Celia.

La han acompañado desde el inicio, a lo largo de este año han organizado rifas, kermeses, comidas solidarias y cuanto evento sea posible para recaudar fondos. El sábado 11 tuvieron una venta de garaje con artículos donados y ahora están ocupadas en buscar regalos para un sorteo. “Toda ayuda es buena, estamos decididas a acompañarla hasta el día que su cuerpo decida dejar el plano terrenal”, escribieron para promocionar la actividad.

La lucha es diaria, porque han contratado cuatro enfermeras para la atención de Celia. La atienden los siete días y las 24 horas. “Las señoras hacen turnos de 12 horas. Y nosotras la visitamos también”, dice la amiga de Celia.

Para Patricia es importante mantener viva la esperanza y conseguir los medios económicos y de logística. “Celia tiene 54 años y está separada, tiene dos hijos, que han estado pendientes, especialmente el mayor”, refirió Patricia y prefirió no citar sus nombres.

Contó que Celia fue desahuciada del 22 de diciembre y que sus hijos habían decidido que se quede en el hospital. Tenían temor de que el sufrimiento sea mayor afuera de un centro médico. “Le dieron 12 horas de vida y el 24 de diciembre, cuando vi que la atención no era buena, me la traje a su casa, a un lugar preparado especialmente. Acá está el refugio y sus animalitos le han dado vida. Llegó muy decaída y aquí despertó de ese letargo”, detalló Patricia.

En adopción

Del refugio de Celia dependen 26 perros y 12 gatos, llegó a tener 40 canes, pero en estos meses, ‘El equipo de logística’ ha ido dándolos en adopción, esperan encontrar hogar y familia para todos.

“En las noches, cuando ven la ventana abierta, entran de a dos en dos a saludar a ‘su mami’. A veces está lúcida y habla con ellos. La cabecilla es su perrita Amarula”, indicó Patricia.

Para colaborar o dejar donaciones puede llamar a los celulares: 780-47713 y 716-10558. El costo de la rifa es de Bs 10.

EL DEBER


Compartir Noticia

Comentarios