Por primera vez, el alza salarial se definirá en reunión tripartita

Compartir Noticia

Por primera vez el incremento salarial para la gestión 2020 se debatirá en una reunión tripartita -entre los trabajadores, los empresarios y el Gobierno-, a diferencia de años pasados, cuando se excluyó de las conversaciones a la parte patronal, reveló ayer el ministro de Economía, José Luis Parada.

“La Organización Internacional del Trabajo (OIT) determina que tiene que ser una negociación tripartita. Generalmente, Bolivia siempre se ha adscrito a todos estos convenios. Es un trabajo que tenemos que hacer con calma e incluyendo a todos los sectores, para que no haya ganadores ni perdedores”, explicó la autoridad en conferencia.

Parada afirmó que el porcentaje del incremento es un trabajo que se tiene que ejecutar con calma, en función del análisis de cifras sin generar falsas expectativas en los trabajadores del país.

“Yo creo que hay que despolitizar el tema del incremento salarial, y será lo que determine el estudio que hagamos. Son dos ministerios, de Economía y Trabajo, los que seguramente estaremos encargados del estudio, vamos a analizar todas las variables, pero el incremento salarial se va a dar”, señaló el Ministro.

La autoridad precisó que la población gasta sus ingresos sobre la base del Índice de Precios al Consumidor (IPC); en su mayoría son gastos en alimentos y transporte. En ese sentido, se analizarán todas las variables económicas para atender la demanda de los trabajadores, afirmó.

La posición de los sectores

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Fernando Barbery, señaló que el anuncio del ministro es positivo, ya que propiciará un diálogo franco y sincero con el sector laboral.

“Siempre hemos solicitado el diálogo tripartito y eso fue algo que se le negó al sector privado. Confiamos en los datos del INE y nos agradaría tener reuniones tripartitas, donde tengamos un diálogo sincero y franco con el sector laboral”, manifestó.

Asimismo, indicó que el anuncio del ministro resulta relevante y agregó que en la negociación deben tomarse en cuenta aspectos como la productividad, protección del empleo y la reposición del valor adquisitivo.

“El anunció del Ministro de Economía es un poco prematuro. Pero es relevante porque es una preocupación de los trabajadores y empleadores.  Se  tiene que tomar en cuenta aspectos de productividad, protección del empleo digno y  la reposición del poder adquisitivo”, indicó.

Sobre el monto o porcentaje que los empresarios estarían dispuestos a pagar como incremento, Barbery señaló que cada empresa atraviesa una diversidad de situaciones  y que el margen de incremento lo definirá la confederación, más adelante.

En respuesta, el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, manifestó que aún no se definió el porcentaje de incremento salarial que pedirán para la gestión 2020, y que se lo calculará en el ampliado nacional programado para el 20 de enero.

“Tenemos una fecha límite hasta el 20 de este mes, nos estuvieron haciendo llegar las federaciones, confederaciones y centrales regionales  las propuestas de cada sector y, por ende, a partir de ello vamos a preparar (una propuesta)”, puntualizó.

Hace unos días, diferentes sectores expresaron sus expectativas de incremento salarial.

Los mineros señalaron que el incremento no debería ser menor al 5%; asimismo, rechazaron la posibilidad de un diálogo tripartito para negociar el alza.

Por su parte, los trabajadores fabriles indicaron que esperan un incremento del 15% en los salarios, al tomar en cuenta el alza de los precios de la canasta familiar, según su percepción.

Los maestros rurales y urbanos exigieron que se establezcan incrementos de entre el 10% y el 33%, respectivamente.

Un diálogo que nunca se pudo concretar

El diálogo tripartito entre empresarios, trabajadores y Gobierno nunca se pudo concretar desde su planteamiento, allá por 2012.

Mucho antes, desde 1986, el incremento salarial era negociado de forma directa por los empresarios y los trabajadores, de acuerdo con los parámetros establecidos por el Gobierno, que sólo decidía las alzas al salario de los estamentos de orden público.

Esta modalidad de negociación  tripartita fue instaurada a través del Decreto Supremo 21060, en 1985.

En 2012, el gobierno del expresidente Evo Morales planteó la idea del diálogo tripartito, sin embargo, no se pudo hacer realidad por la negativa de la Central Obrera Boliviana (COB), que se retiró de la mesa de diálogo y condicionó su participación a la exclusión de los empresarios.

A partir de entonces, la negociación del incremento se llevó a cabo sólo entre los trabajadores y el Gobierno de turno.


Compartir Noticia

Comentarios