Diseñan sistema de seguridad perimetral para planta de Senkata

Compartir Noticia

Ante los hechos sucedidos en noviembre de 2019, en la que la protesta por parte de partidarios del Movimiento Al Socialismo intentaron provocar una catástrofe al derribar los muros de la Planta de Senkata de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), situación que fue evitado por efectivos militares y policías, y ahora los ministerios de Hidrocarburos y Gobierno diseñan un sistema de seguridad perimetral para esta dependencia estatal.

El viceministro de Exploración y Explotación de Hidrocarburos, Carlos Torrico Borja, y personal de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos acompañaron la exposición de la propuesta para el sistema se seguridad perimetral para la Planta de Senkata.

Por ello, de manera conjunta, el Ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora y el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, trabajan la propuesta del sistema de seguridad perimetral para la Planta de Senkata.

SUCESOS

En noviembre de 2019, los bloqueos y cercos a las ciudades, ordenados por el ex presidente Evo Morales, provocaron escasez de combustible en las principales estaciones de servicios de la ciudad de La Paz y también de El Alto, y alimentos.

Los afines del MAS bloquearon el ingreso, y para ello cavaron zanjas para que las cisternas no puedan circular por el lugar, sin embargo llegando a la semana sin la distribución de combustibles líquidos y gaseosos, un operativo conjunto de militares y policías, lograron que salieran más de 50 cisternas con combustibles y camiones con GLP.

Sin embargo, esa operación fue reprimida por los bloqueadores, con apoyo de personal extranjero armado, y lograron derribar primero una parte del frente del muro de la planta, luego al no poder hacer similar tarea con otra parte de la estructura, dinamitaron la pared para ingresar a robar y con la intención de afectar a los almacenes de combustible líquido y gaseoso.

Ante tal arremetida, los efectivos lograron detener, y las autoridades aseguran que las personas que perdieron la vida en esa acción no fueron víctimas de los militares sino al parecer de las personas que estaban infiltradas con armas, en las protestas.

CATÁSTROFE

Expertos en la materia, luego de los sucesos registrados en la planta de Senkata, en la que se robaron alrededor de 500 garrafas, indicaron que haberse ejecutado la afectación a los almacenes del combustible líquido el impacto de la explosión hubiera provocado muerte y desolación en un perímetro de siete kilómetros.

Los profesionales expresaron que hubieran muerto miles de personas y que la onda expansiva hubiera llegado a varios municipios colindantes, como Viacha.

Ante esa situación, el bloqueo a la planta, las autoridades anunciaron que trabajarán para que se pueda buscar una alternativa para el abastecimiento de combustibles y distribución de GLP

EL DIARIO


Compartir Noticia

Comentarios