Calentamiento global: cada vez más muertes y pérdidas materiales.

Compartir Noticia

El Índice de Riesgo Climático (KRI) es presentado desde hace años en las conferencias climáticas por la ONG ambiental Germanwatch. En 2018, Japón, Filipinas y Alemania fueron los más afectados por el clima extremo.

La lista de los países con mayores pérdidas humanas y materiales está liderada por Japón. En 2018, 1.282 japoneses perdieron la vida debido a precipitaciones extremas, el calor y los tifones. Los daños totales equivalieron a 32 mil millones de euros y condujeron a una pérdida del 0,6% del producto interno bruto (PIB).

Las cifras provienen de la compañía alemana de reaseguros Munich Re. Con 30.000 casos de desastres naturales, su base de datos NatCaTSERVICE es una de las más grandes del mundo y hace posible las comparaciones entre países. A partir del número de muertes por millón de habitantes y la cantidad de daños en relación con el producto interno bruto (PIB), los expertos determinan la clasificación. El reaseguro es el método por el cual una aseguradora cede parte de los riesgos que asume con el fin de reducir el monto de su posible pérdida.

Japón se vio afectado por tres eventos climáticos excepcionalmente extremos en 2018. En julio, precipitaciones copiosas provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra con más de 200 muertos. Más de 5.000 casas fueron dañadas y 2,3 millones de personas tuvieron que ser evacuadas. En general, la lluvia causó daños equivalentes a seis mil millones de euros.

Algunas semanas después de las lluvias, Japón fue golpeado por una fuerte ola de calor que mató a 138 personas. Más de 70.000 tuvieron que ser hospitalizadas con choque térmico y agotamiento. En septiembre, Japón también fue golpeado por el tifón más fuerte en 25 años, sufriendo pérdidas de alrededor de 11 mil millones de euros.

Filipinas en segundo lugar

Filipinas también fue duramente golpeada por fenómenos meteorológicos extremos. El tifón Mangkhut devastó el norte en septiembre de 2018. Fue el tifón más fuerte del mundo en ese año, con una velocidad del viento de hasta 270 km/h. Más de 250.000 personas fueron damnificadas, sobre todo por deslizamientos de tierra causados por fuertes lluvias.

En Filipinas hubo 455 muertes y daños por 4.500 millones de dólares debido al clima extremo en el mismo año. Esto corresponde a una pérdida del 0,5% del producto interno bruto (PIB).

Alemania, por primera vez fuertemente afectada

Según el último índice de riesgo, Alemania ocupó el tercer lugar entre los países más afectados. Alemania experimentó calor extremo y sequía en 2018. Entre abril y julio, la temperatura promedio fue de 16,6 grados, 2,9 grados más que antes de la industrialización (alrededor de 1870). Fue la temperatura promedio más alta jamás medida en Alemania para este período.

Según la base de datos de Munich RE, la ola de calor provocó 1.246 muertes en 2018. Además, hubo grandes pérdidas de cultivos en Alemania. Según la Asociación de Agricultores, las pérdidas de cosecha oscilaron entre el 50 y el 70 por ciento. Además, las tormentas y los huracanes en enero y septiembre causaron grandes daños. El Índice de Riesgo cifra las pérdidas por condiciones climáticas extremas en 4.500 millones de euros en 2018. Esto corresponde a un 0,1% del PIB.

Una imagen alarmante del cambio climático en Alemania también se muestra en el último informe del gobierno alemán. Según el, la temperatura promedio del aire en Alemania aumentó en 1,5 grados entre 1881 y 2018 y en 0,3 grados solo en los últimos cinco años. Las fuertes lluvias y el calor extremo son cada vez más frecuentes.

Los países en desarrollo son los más afectados

«El Índice de Riesgo Climático muestra que el impacto del cambio climático es masivo y está aumentando en todo el mundo; cada vez más naciones industrializadas como Alemania o Japón son afectadas», dice Maik Winges, coautor del Índice. «Pero, en comparación, los países más pobres del mundo están expuestos a riesgos aún mayores, y hasta ahora no han recibido mayor ayuda por los daños y las pérdidas sufridos principalmente por el cambio climático».

En total, según la base de datos de Munich Re, más de 495.000 personas en todo el mundo murieron por condiciones climáticas extremas en los últimos 20 años y los daños ascendieron a unos 3.200 billones de euros.

Siete de los diez países más afectados son países en desarrollo. Puerto Rico ha sido golpeado particularmente por destructores huracanes desde 2017. Alrededor de 3,2 millones de personas viven en la isla. Solo en 2017 murieron 3.000 personas víctimas del huracán María. Los autores ven otra tendencia preocupante: «En países como Haití, Filipinas y Pakistán los intervalos entre fenómenos climáticos extremos son cada vez más cortos, y estos países tienen pocas oportunidades de recuperarse de los desastres», dice la coautora Vera Künzel, durante la COP25 de Madrid.

Por esta razón, es importante que los países pobres reciban apoyo de los principales responsables del cambio climático, no solo para adaptarse sino también para reparar los daños y pérdidas inevitables. «Esta cumbre climática debe encontrar respuestas a la pregunta de cómo se determina la cantidad de apoyo requerido en los países pobres y cómo se puede proporcionar la ayuda financiera necesaria», enfatiza Künzel.

ElDeber.


Compartir Noticia

Comentarios