Escándalo en Fortaleza: choferes y utilero suplantan a futbolistas.

Compartir Noticia

Ya era escandaloso el 14-1 que sufrió Fortaleza a manos de Independiente, por el grupo C de la Copa Simón Bolívar, en el partido disputado el domingo en el estadio Patria, de Sucre. Después  se confirmó  que el equipo de Yacuiba hizo actuar a  dos choferes y un utilero, suplantando las identidades de jugadores que dejaron de entrenarse en el club  por sueldos impagos. Incluso uno de ellos está lesionado. 

Los afectados confirmaron  esta información, por si quedaban dudas del escándalo que le quita seriedad a la Copa Simón Bolívar, un torneo semiprofesional que corresponde a la segunda división del fútbol boliviano y cuyo campeón asciende directamente a la División Profesional. 

Reiber Núñez, Marco Antonio Salazar, Matías Montaño, Alberto Medina Gutiérrez y Alcides Morón Oliva fueron los que dejaron en claro que ellos no estuvieron en el encuentro, pues en ese momento estaban realizando otras ocupaciones y en varios casos en otro departamento. El único que no fue ubicado por este medio fue Ediberto Alpire Pareja, aunque en su entorno aseguraron que fue otro el que jugó con su nombre el domingo, en Sucre. Núñez, que se desempeña de marcador central, el domingo estaba en Santa Cruz junto a su familia. El jugador explicó que por el 14-1, pensando que él había jugado, lo han llamado algunos amigos y entrenadores para preguntarle si se habían vendido. “Por ello voy a pedir asesoramiento”, sostuvo. 

El que actuó con su identidad es el utilero del club  Jhonny Molina, más conocido como  Cochalo. Otro de los suplantados es el delantero Salazar, que dijo que hace un mes que no se entrena y que ahora trabaja de soldador en Yacuiba. El volante, Montaño, que hace tres partidos que no juega por una lesión en el tobillo, quedó sorprendido al ver la alineación, donde aparece su nombre. “Estaba en mi casa con mi familia. No viajé”, aseguró. El que ocupó su lugar fue un tal  Pato, que aparece en las imágenes del partido, pero cuyo nombre se desconoce. 

Medina también se mostró molesto porque considera que lo pueden perjudicar. Aseguró que desde el viernes está en Santa Cruz  y por ello es que no viajó con el equipo. Morón, que se desempeña de lateral izquierdo, también se fue a tierra cruceña ante la falta de pago en Fortaleza. Hace un mes dejó de entrenarse, pero para este encuentro lo llamaron desde Yacuiba, aunque se negó a presentarse.

 El último de los suplantados fue el delantero Alpire. Se intentó conocer la posición del presidente de Fortaleza, Darío Laime, pero nunca contestó su teléfono. Sí lo hizo el vicepresidente, su hermano Carlos, que deslindó toda responsabilidad. 

“Dejé el directorio por los malos resultados por el Movimiento Tercer Sistema)”, aseguró. 

Las irregularidades que se dieron en la previa del encuentro, Independiente-Fortaleza daban para frenar el inicio del mismo con un walk over, pero por un acuerdo refrendado en un acta firmada entre los delegados de ambos clubes no fue así. 

También estamparon su firma la operadora del sistema Comet, Lucía Ramos; el asesor de árbitros, Lucio Canaviri, y el veedor, José Luis Saavedra. Después vino la firma del acta, según el veedor, luego de que el representante de la Simón Bolívar, José Luis Chávez, consultara a Adrián Monje, director de competiciones de la FBF. Este último supuestamente dio el visto bueno. Eso sí, Monje  explicó que el veedor fue el que debió comparar los documentos de habilitación de los 13 jugadores de Fortaleza con el  Comet. 

En el Código Disciplinario de la Federación las sanciones van desde uno a cuatro años para los futbolistas que suplanten la identidad de otro y hasta tres años para los dirigentes que lo permitan. Para el equipo la sanción es la quita de tres puntos.


Compartir Noticia

Comentarios