Un 41% de los enfermos renales en Tarija están en etapa terminal.

Compartir Noticia

El 41 por ciento de los pacientes renales del departamento de Tarija están en la etapa 5 de la enfermedad, eso significa que su vida depende de una máquina de hemodiálisis o de un trasplante de riñón. Una detección temprana, tratamiento médico y un cambio de hábito alimenticio, puede frenar que el paciente llegue a la última fase de esa patología.

Las estadísticas del Servicio Departamental de Salud (Sedes) muestran que los pacientes renales en Tarija son 600, de ese total 250 están en la etapa 5, la última fase: 61 en el Hospital Regional San Juan de Dios (HRSJD), 52 en la Unidad de Hemodiálisis San Andrés, 61 en la Caja Nacional de Salud, 33 en el Hospital Rubén Zelaya de Yacuiba, 12 en el Hospital Virgen de Chaguaya de Bermejo y 31 en otro centro integral.

La responsable departamental de Salud Renal, Elena Orihuela, explicó que esa enfermedad tiene cinco etapas, las personas que están en quinto grado es porque el riñón ya no funciona y necesitan de una máquina para vivir. Sin embargo, los otros pacientes en etapas en grado 3 y 4 son los posibles candidatos a usar esos equipos médicos.

La experiencia de la funcionaria le lleva sostener que los pacientes que dependen de una máquina también son los que necesitan un trasplante de órgano, aunque no todos pueden ser sometidos a una cirugía de ese tipo, pues, es el nefrólogo el que tiene que hacer la evaluación, porque hay otras enfermedades que impiden someter a la persona a una operación.

“Cuando están en la fase 5 la insuficiencia renal es irreversible, lo único que soluciona es el trasplante de riñón y la diálisis en máquinas. En las anteriores etapas sí se puede frenar que la enfermedad avance, porque es prevenible entrar a depender de una máquina de diálisis -comentó Orihuela- cuando la persona tiene hipertensión arterial y diabetes, es más propenso a padecer de insuficiencia”.

La médico dice que los casos de hipertensión es cada vez más frecuente en Tarija. Si el paciente continúa si tratamiento, porque desconoce que tiene esa enfermedad, los riñones también sufren las consecuencias. Por eso recomienda a la población hacerse análisis de laboratorio una o dos veces al año, porque esta patología es silenciosa y raras veces presenta síntomas.

Esas aseveraciones son reforzadas por el jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Regional San Juan de Dios (HRSJD), Carlos Gutiérrez, quien dice que solo un 5 por ciento de todos los hipertensos tienen la suerte de presentar señales y son tratados a tiempo, pero el resto debutan con enfermedades acarreadas por ese mal.

Según las estimaciones del galeno, al menos el 45 por ciento de la población tarijeña sufre de hipertensión arterial, entre el 25 y 30 por ciento no sabe que tiene presión alta, el 20 por ciento la tiene controlada y el resto no sabe que padece de hipertensión arterial.

La asambleísta departamental, Lourdes Vaca, explicó que de alguna manera el tema de máquinas de hemodiálisis ya está resuelto, porque al margen de los centros que hay en la ciudad de Tarija, Bermejo y Yacuiba, se implementó en Villa Montes y Caraparí, pero en estos dos últimos el problema es la asignación de ítems de médicos, quienes tiene que supervisar ese tratamiento.

ElPaís.


Compartir Noticia

Comentarios