Adrián Oliva apunta a Evo por débitos automáticos e intento de asfixia económica a Tarija.

Compartir Noticia

El gobernador de Tarija, Adrián Oliva, señaló al Gobierno Nacional como el principal responsable de la rotura y fragmentación económica y financiera de la Gobernación tras el débito automático ejecutado por el municipio de Bermejo este pasado martes, concretándose de esta manera en una suma de más de 10 millones de bolivianos que se extrajeron de arcas del Gobierno Departamental en el último mes, situación que complica de sobremanera la administración del departamento.
“En las próximas horas, próximos días vamos a ir convocando a las instituciones para exponerles cual es la situación financiera del Gobierno Departamental, cual es el impacto de los débitos, a quienes estamos afectando con las decisiones políticas que toma el Gobierno de Evo Morales, y para que en definitiva asumamos una decisión conjunta como departamento. No podemos avanzar si es que el gobierno no solo olvida Tarija, sino que bloquea las obras, los proyectos, y el desarrollo de Tarija”, expresó Oliva.
No obstante Oliva, lamentó el accionar de los municipios que son parte de la Ley 206, más conocida como la Ley del 1%, ya que el hacer efectivos los débitos rompen la programación financiera que mantiene la Gobernación, dado que en menos de un mes son más de 10 millones de bolivianos que se han debitado al Gobierno Departamental.
“El día de ayer a última hora se ha producido el tercer debito automático en el transcurso del último mes, este debito hace de que en el último mes hayamos sufrido una reducción de los ingresos del Gobierno Departamental de 10 millones, que en el transcurso de este año los débitos de los Gobiernos Municipales superen los 74 millones de bolivianos, y que en lo que va de nuestra gestión hayamos alcanzado los 194 millones de bolivianos debitados por el Gobierno de Evo Morales”, expresó Oliva.
Asimismo, el Gobernador manifestó que como Gobierno departamental se ha logrado reducir muchos compromiso que la institución mantenía de pasadas gestiones, y que pese a esta estación, sumada a la caída de ingresos departamental por diferentes conceptos, ve con bastante preocupación la actitud policía que asumen las diversas autoridades municipales.
“Esta es una situación que afecta no solo al Gobierno departamental, sino a todo el departamento en su conjunto, cuando llegamos a este gobierno habían más de 7 mil millones de bolivianos comprometidos y hemos logrado reducir las obligaciones. Estamos proponiéndonos este año terminar la gestión con solo 1500 millones comprometidos”, aseveró.
Oliva reprochó la actitud asumida por las representaciones municipales, en donde consideró que dichas autoridades se limitan a buscar formas y maneras que en vez de seguir en un proceso de recuperación económica, buscan asumir posturas y decisiones que vayan a afectar no solo la planificación financiera de la Gobernación, sino de la población tarijeña en su conjunto que se ve afectada por estas acciones.
El Gobernador fue enfático a la hora de afirmar que lo único que se pudo constatar a lo largo de estos últimos años fue el trato “”indiferente” del Gobierno Central con el departamento de Tarija.


Compartir Noticia

Comentarios