Emergencia en Beni: hay 3 mil familias afectadas en la provincia Ballivián.

Compartir Noticia

Las aguas del río Maniqui afectaron los municipios de San Borja, Reyes, Rurrenabaque y Santa Rosa. Autoridades municipales y departamentales trabajan en la evacuación de personas enfermas y en la distribución de alimentos para comunidades indígenas y campesinas.

“Estamos atravesando un desastre, hemos pasado la emergencia”. De esa manera definió la situación que se vive en San Borja, Miguel Arana, jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos del municipio. Este, junto a Reyes, Rurrenabaque y Santa Rosa conforman la provincia Ballivián de Beni, colindante con el norte de La Paz; la misma que sufrió las consecuencias del desborde del río Maniqui luego de cuatro días de intensa lluvia, que cayó en la zona el fin de semana.

Después de un sobrevuelo realizado la tarde del lunes, autoridades ediles y departamentales determinaron que solo en San Borja hay 3.420 familias damnificadas, de 108 comunidades indígenas y 15 campesinas. Ayer el agua bajó, pero a su paso arrasó con plantaciones de maíz, arroz, yuca y plátano, entre otros, los mismos que son sembrados para el consumo de los habitantes. “Esas personas se quedaron sin alimentos. Ellos cultivan para el año y no les quedó nada”, dijo Arana en contacto telefónico con El Deber.

Asimismo, Christian Cámara, director del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) de Beni, aseguró que luego de una reunión que comenzó a las 6:00 de hoy, se declaró a la provincia Ballivián en emergencia.“Tenemos un día soleado y de a poco se está atendiendo a la gente. Se ha evacuado a personas que estaban delicadas de salud y se ha enviado brigadas médicas a todas las comunidades por vía fluvial”, explicó.

La falta de carburantes para realizar los trabajos de ayuda, entre otros, fue el principal problema para las autoridades, pero estos ya están en camino, según el responsable. Mientras tanto, se ha pedido a los corregidores del consejo chimán que lleguen a San Borja en lanchas para recoger provisiones de alimentos y vituallas.

“Estamos en época de lluvias, tenemos tres días soleados, pero no se descartan situaciones críticas en las urbes, seguimos monitoreando y tenemos que estar preparados”, afirmó Cámara.

Desde La Paz, Irma Lucía Walper, responsable de pronóstico de Hidrología del Senamhi, explicó que ante las constantes lluvias el río Beni, que forma una frontera natural con los departamentos de La Paz y Pando, “baja” y aumenta los afluyentes de otros como el Maniqui, que fue el que inundó a la provincia Ballivián. “El agua sube rápidamente, pero luego baja en un día como si nada hubiera pasado, aunque a su paso arrasa con lo que encuentra a su paso”, dijo.

Aseguró que el monitoreo tanto climatológico como hidrológico son constantes, porque con esa información ayudan a las autoridades regionales a tomar previsiones. Se estima que la época de lluvias perdure hasta la primera quincena de marzo.

ElDeber


Compartir Noticia

Comentarios