Detenido el portero de una discoteca por arrancar parte de la oreja a un cliente.

Compartir Noticia

La Policía Local de Málaga ha detenido al portero de una discoteca del centro de la ciudad acusado de arrancar parte de la oreja a un cliente. El herido declaró ante los agentes que el arrestado le propinó un mordisco, extremo que niegan tajantemente los propietarios del establecimiento, que confían en la versión de su empleado.

Los hechos, que ahora se investigarán en el juzgado, sucedieron en torno a las cuatro de la madrugada del viernes al sábado en la puerta de la sala Spectra, situada en la plaza de San Francisco del centro de la capital malagueña. Según Diario Sur, fue la propia víctima, un joven de 23 años, la que requirió la presencia de una patrulla de la Policía Local que se encontraba de servicio en la zona.

Los dueños de la sala defienden el relato de su trabajador

El joven explicó a los agentes que un portero de la discoteca en la que estaba con varios amigos le había propinado un mordisco en la oreja izquierda. Los policías locales pudieron observar que le faltaba parte del cartílago superior, por lo que avisaron a los servicios sanitarios.

En el lugar de los hechos, los funcionarios identificaron a dos posibles testigos de la agresión, ambos amigos del herido. Ante los extremos denunciados por la víctima, los policías locales procedieron a la detención del portero de la discoteca acusado de un presunto delito de lesiones. Ayer, tras instruir las diligencias del caso, fue puesto a disposición de la autoridad judicial, que lo dejó ayer al mediodía en libertad con cargos a la espera de juicio.

La versión del trabajador detenido, según explicó al medio el copropietario de la sala Enrique González, es “totalmente opuesta” a la que sostiene el herido. El responsable dice creer “sin duda alguna” este relato de los hechos, ya que lleva “años” trabajando para la empresa y nunca ha protagonizado ningún hecho similar.

Versión del detenido

Según expuso el portero a las autoridades, en ningún momento mordió al cliente, sino que agarró al joven después de que éste levantase la mano con intención de agredir a un compañero y en el “agarrón” se produjo el corte.

El arrestado desconoce cómo se produjo la herida, pero asegura que en ningún momento utilizó la boca “para nada”, sino que simplemente lo agarró para “quitarlo de en medio”. En su declaración, el portero asegura que, cuando el herido se percató de la sangre le espetó: “Ya la has jodido, te voy a denunciar”. Tras ello, siempre según la versión del detenido, salió “corriendo”, por lo que no pudo comprobar si llevaba pendientes o cualquier otro objeto que hubiese podido generar la herida.

Al parecer, aquella noche el portero detenido estaba a cargo de la seguridad en el interior del local, turno que se centra especialmente en que no se produzcan incidentes en los servicios. Fue en uno de los lavabos donde el joven posteriormente herido y otros dos amigos estaban “causando alboroto”, por lo que el trabajador les pidió, según su testimonio, que se calmasen “varias veces”. Tras la negativa decidió expulsarlos del establecimiento. Fue entonces, en la puerta, donde los otros dos porteros y los tres jóvenes mantuvieron la discusión que finalizó con la lesión en la oreja del cliente y la posterior detención del trabajador.


Compartir Noticia

Comentarios